Este texto retoma las cuestiones planteadas en la conferencia pronunciada el 29/4/20 en el marco del Curso de extensión universitaria BOLM Sede de Madrid-UCM, “Las pasiones y sus efectos en el lazo social. Aportaciones desde el psicoanálisis”.

 

“Si la envidia fuera tiña, ¡cuántos tiñosos habría!”
Refrán popular29

En un texto30 en relación con la pandemia de Covid19, Éric Laurent trae a colación el Pandemonium de Milton31, término que hace referencia al lugar de los demonios, la capital de Satán y sus pares. Y recordemos que el prefijo ‘pan’ remite al griego ‘todos’.

Y si bien es cierto que en todos los seres hablantes imperan pecados y las pasiones, así como los demonios, cosa de la que no se han privado de hacer uso las religiones para sus fines, el psicoanálisis tiene algo completamente nuevo para decir al respecto.

¿Por qué hablar de la envidia?

Si nos remitimos a Freud, él habla de envidia, y más específicamente de envidia del pene (penisneid) en las mujeres, si bien la caracteriza como la forma que adquiere la roca viva de la castración para ellas.

Por su parte, Melanie Klein, tiene un libro dedicado al tema titulado Envidia y gratitud, cuyo subtítulo es “Emociones básicas del hombre”, del año 1957.

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros